Health Information

Una pareja comprensiva es buena para su corazón

Una pareja comprensiva es buena para su corazón

Un estudio de parejas halló que la buena voluntad parece asociarse con unos niveles más bajos de acumulación de calcio en las arterias

VIERNES, 14 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Cada Día de San Valentín, las cajas de bombones en forma de corazón se venden como el pan caliente a medida que las parejas expresan su amor mutuo, pero un estudio reciente sugiere que un cónyuge comprensivo podría ser la verdadera clave para un corazón feliz y sano.

Una nueva investigación que combinó escáneres de TC con los resultados de una encuesta halló que las personas que sentían que su pareja siempre les apoyaban en los momentos difíciles parecían tener unos niveles más bajos de una señal precoz de enfermedad cardiaca. Se trata de una acumulación de calcio en las paredes arteriales conocida como "calcificación de la arteria coronaria".

En contraste, las parejas que se consideraban mutuamente como "ambivalentes" de poca confianza (o sea, que a veces les apoyaban y a veces no) tendían a tener unos niveles más altos de calcificación de la arteria coronaria.

Los autores del estudio anotaron que el hallazgo es preliminar, y que ameritará de un mayor seguimiento antes de que pueda concluir que hay un vínculo causal directo entre el estado de la arteria coronaria y el respaldo conyugal.

"Ciertamente es posible que parte del motivo de que los matrimonios ambivalentes se asocien con un mayor riesgo cardiovascular sea debido a cambios en las conductas de salud, como fumar o los patrones de ejercicio", que se modifican cuando el respaldo conyugal parece insuficiente, reconoció Bert Uchino, autor del estudio. "Se cree que tener relaciones de buena calidad aumenta nuestra motivación para el autocuidado, así que tener un matrimonio ambivalente podría reducir la motivación de las personas para comer de forma saludable o hacer ejercicio".

"Pero creemos que esto podría explicar solo una parte muy pequeña de lo que sucede, ya que tomamos en cuenta directamente las conductas de salud y otros indicadores como los niveles de colesterol, y nuestros hallazgos siguen sosteniéndose", señaló Uchino. "Creemos que estos resultados reflejan principalmente la naturaleza estresante y la falta de respaldo cuando se está en un matrimonio en que ambas partes se consideran ambivalentes la una a la otra".

Uchino, científico psicológico del departamento de psicología y psicología de la salud de la Universidad de Utah, reportó sus hallazgos en la edición en línea de este mes de la revista Psychological Science.

Los autores se enfocaron en 136 parejas heterosexuales en la región de Salt Lake City. La edad promedio de los participantes era de 63 años, y la duración promedio del matrimonio era de unos 36 años. Ninguno de los hombres ni de las mujeres tenía antecedentes de enfermedades cardiacas, y casi todos (el 97 por ciento) eran blancos.

Todos los participantes completaron cuestionarios para registrar las percepciones sobre la calidad general del matrimonio y la conducta conyugal en los momentos en que uno o el otro sintieron la necesidad de respaldo, un consejo o un favor.

El resultado: alrededor del 30 por ciento describieron que el cónyuge les proporcionaba un respaldo sólido, mientras que el 70 por ciento sentía que sus solicitudes de respaldo eran útiles o angustiantes de forma impredecible, dependiendo de la situación.

En cuanto a los hallazgos físicos, las TC revelaron que los niveles de calcificación de la arteria coronaria aumentaban al máximo cuando ambos cónyuges se sentían ambivalentes sobre el respaldo del otro.

Los niveles de acumulación de calcio se redujeron un poco cuando solo uno de los cónyuges tenía esa sensación, mientras que las mejores puntuaciones (las más bajas) se observaron en las parejas en que ninguno de los dos se sentía ambivalente sobre el respaldo.

Además, la conexión se sostuvo independientemente de qué tan satisfecho decía un cónyuge estar sobre su matrimonio en general.

El equipo anotó que la forma exacta en que la falta percibida de un respaldo confiable afecta al corazón no está clara. Pero sugirieron que podría tener un impacto negativo sobre los niveles de estrés, lo que a su vez daña la salud cardiovascular.

La Dra. Nieca Goldberg, vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), sugirió que los hallazgos concordaban con lo que ella habría anticipado.

Anotó que "no me sorprendió, dada toda la literatura que ya se ha publicado en este campo. Otros estudios han observado cómo los niveles de respaldo social en las personas que tienen una enfermedad cardiaca existente afectan a las tasas de supervivencia. Y hallaron que hay una relación directa entre en número de personas que un paciente tiene en su red de respaldo y la duración de la supervivencia tras un ataque cardiaco".

"Pero realmente me alegra que comencemos a explorar esta área cada vez más", añadió Goldberg, directora médica del programa de salud cardiaca de las mujeres del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York. "Porque ha habido mucha investigación que ha observado las conexiones entre las emociones y la salud cardiaca. Y a veces no son definitivas. Pero ahora tenemos un estudio que halló un vínculo entre un marcador importante de la enfermedad de la arteria coronaria, la calcificación, junto con estudios más antiguos que observaron un vínculo con una mejor supervivencia entre los pacientes de ataque cardiaco que tienen más respaldo social. Es claro que sucede algo".

Más información

Para más información sobre el riesgo de enfermedad cardiaca, visite la Asociación Americana del Corazón (http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/More/MyHeartandStrokeNews/What-Are-My-Chances-of-Getting-Heart-Disease-Infographic_UCM_443749_SubHomePage.jsp/ ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Bert Uchino, Ph.D., psychological scientist, department of psychology and health psychology, University of Utah, Salt Lake City; Nieca Goldberg, M.D., spokesperson, American Heart Association, and medical director, women's heart program, NYU Langone Medical Center, and co-medical director, cardiac rehabilitation program, 92nd Street Y, New York City; Feb. 5, 2014, Psychological Science, online