#ehcFW1SetupEnvironmentVariables() Poleo Americano - Orange Park Medical Center | Orange Park Medical
HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
Health Information

Poleo Americano

  • Home
  • Health Information

El nombre poleo americano se refiere a dos plantas relacionadas: Mentha pulegium (poleo europeo) y Hedeoma pulegioides (poleo americano). El poleo americano es un miembro de la familia de la menta. Aplicado de manera tópica, el poleo americano se ha usado desde la época de la Grecia antigua para repeler a las pulgas y otros insectos. El poleo americano se ha tomado de manera interna en Europa y Norteamérica para una variedad de condiciones, incluyendo resfriados y gripes, tos, problemas renales, dolor de cabeza, y malestar estomacal, así como para inducir al aborto. Desafortunadamente, los herbolarios tradicionales parecen no haber notado un hecho esencial sobre el poleo americano: es tóxico para el hígado. En épocas modernas, han muerto personas como consecuencia de usar esta hierba según indicaciones tradicionales.

El aceite esencial de poleo americano contiene una sustancia llamada pulegona. En el cuerpo, la pulegona se convierte en el químico tóxico mentofurano. 1 Los niveles bajos de mentofurano pueden no producir ningún efecto desfavorable. Sin embargo, en un punto determinado, dependiendo de la persona, el mentofurano envenena el sistema nervioso, causando síntomas como mareos, vértigo, alucinaciones, ataques, y posiblemente inconsciencia. Subsecuentemente ocurre daño al hígado probablemente conllevando a insuficiencia hepática.

Debido a estos riesgos de seguridad, y al hecho de que el poleo americano no ha probado ser efectivo para un solo uso médico, le recomendamos que evite por completo esta hierba. Ni siquiera recomendamos usarla tópicamente como un repelente de insectos, debido a que es posible que suficiente pulegona se pueda absorber y causar daño.

  • 1

    Anderson IB, Mullen WH, Meeker JE, et al. Pennyroyal toxicity: measurement of toxic metabolite levels in two cases and review of the literature. Ann Intern Med . 1996;124:726-34.